Un trabajador latino, una construcción riesgosa y una familia de luto

La esposa de Segundo Huerta dice que una semana antes del accidente de construcción, su marido se había quejado de que el jefe del sitio de construcción donde estaba trabajando, en el Bronx, presionaba a los obreros y los regañaba por trabajar muy lento.

María Guazhco, la esposa de Huerta, comentó que su esposo le había contado que, después de 17 años con la compañía, iba a tratar de encontrar otro trabajo. Sin embargo, regresó a la construcción la semana siguiente.

“Y después, todo colapsó”, dijo Guazhco, de 39 años.

La muerte de Huerta refleja los peligros que persisten en los sitios de construcción de Nueva York a pesar de las reglas y normas estipuladas por la ciudad para proteger a los trabajadores, muchos de los cuales, como Huerta, son latinos y residen en el país de manera ilegal. Las familias que dejan atrás tienen pocos recursos para llenar el vacío financiero provocado por ese tipo de tragedias.

De 2006 a 2016, casi la mitad de los empleados en lugares de trabajo de la ciudad que no están sindicalizados eran hispanos o latinos, en comparación con casi un 30 por ciento en sitios pertenecientes a un sindicato, de acuerdo con Lawrence Mishel, economista del Economic Policy Institute, un centro de pensamiento liberal. El porcentaje de trabajadores en sitios no pertenecientes a un sindicato que son hispanos o latinos probablemente supera el 50 por ciento en este momento, señaló Mishel.

Es menos probable que los trabajadores inmigrantes no autorizados tengan las mismas salvaguardas que otros trabajadores.
Los abogados de 1833GANASTE se encuentran disponibles 24 horas del día 7 días de la semana, si requiere asesoría o apoyo con un caso de accidente de construcción no dude en contactarse al 1 (833) 426 – 2783, abogados en los que puede confiar.